Metodologías para la Educación Inclusiva » Aprendizaje Cooperativo
Metodologías para la Educación Inclusiva
APRENDIZAJE COOPERATIVO

El Aprendizaje Cooperativo se consolida como una estrategia didáctica que favorece la Educación Inclusiva.

Se valora la finalidad social de las actividades realizadas como:

- El grado de consecución de los objetivos y contenidos curriculares propuestos.

- Si se ha facilitado que cada alumno se sienta integrante del grupo, que sus opiniones son tenidas en cuenta y para ello el alumno ha de implicarse y hacer aportaciones al agrupo en un ambiente de respeto y de cooperación entre los miembros del mismo grupo.

 

EVALUACIÓN

Ha de ser continua basada en la observación directa  y en el grado de implicación del alumno. Podemos tener en cuenta para evaluar el aprendizaje de los alumnos e indirectamente la enseñanza los siguientes indicadores:

Se evalúan todos los trabajos que se realizan en clase, los que se mandan para casa, los procesos y también la actitud del alumno hacia la tarea, su esfuerzo. En la evaluación han de primar los procesos no solo los productos (evaluamos los trabajos que haya realizado, sus aportaciones al aula , etc..)

Se ha de evaluar todo aquello que hemos programado trabajar con el alumno, y se ha realizado. Si priorizamos el tema de la socialización, hemos de hacer hincapié en su implicación en la tarea, los procedimientos de trabajo, etc.

 

Procedimientos de evaluación:

-       Evaluación oral donde el alumno pueda exponer lo aprendido, la ampliación del contenido y su opinión personal.

-       Realizar “Investigación-acción” que permita reflexionar al profesorado sobre su propia praxis  educativa.

-       Portolio.

-       Cuestionario de autoevaluación del alumno.

-       Exámenes.

-       Trabajos y actividades realizadas.

-       Utilización de fichas de registro en las que podamos ir registrando diferentes aspectos que observemos en el alumno.

-       Evaluamos los aspectos socioafectivos, buscamos una propuesta integral, la evaluación tendrá en cuenta las sincronías y disincronías.

-       No centrar la evaluación sólo en los exámenes y apoyarse más en la observación, en el análisis de cuadernos y de trabajos, en cuestionarios, entrevistas, etc.

-       Recoger información no sólo del progreso, sino también de las características y necesidades educativas, del estilo de aprendizaje, de la competencia curricular…

-       Revisar con frecuencia si los cambios de enriquecimiento están siendo eficaces y están produciendo en el alumno el efecto motivador deseado.

-       Valorar la capacidad para relacionar contenidos de distintas áreas y materias., etc.

-       AUTOEVALUACIÓN, mediante el diseño de tareas para que el alumno valore sus logros y reflexione sobre sus dificultades en el proceso de aprendizaje.

-       Evaluación final, observación.

 

Enlaces Institucionales
Portal de educación Directorio de Centros Recursos Educativos Calendario